Sentimiento y orgullo: Bernardo “Españeta”


Semanas antes del encuentro que se disputaría en Mestalla entre el Valencia y el Málaga, en el que, por cierto, se vivió el mejor partido de la temporada en Mestalla, miembros de una sección de la Curva Nord llamada Sección Tifos·si ya ideaban un tributo para homenajear a un hombre que es todo un ejemplo a seguir para la afición, conocido popularmente como “Españeta”.

Con el tributo a Españeta, además de homenajearle por estar desde siempre en el Valencia, se quiso hacer una especie de tifo psicológico de cara al aficionado, es decir, que por sus valores, por estar siempre con el Valencia en las buenas y en las malas, la intención era que el aficionado se acogiera la mentalidad de Españeta y estuviese siempre animando al Valencia pase lo que pase.

Tres días antes del encuentro empezó el festival de telas, ceras y pinturas. Por la tarde ya se empezaban a marcar las telas donde quedaría reflejada la imagen de Españeta acompañada del vestuario del Valencia, su segunda casa, y el escudo del Valencia. El tifo no se acabaría hasta altas horas de la madrugada del sábado y, a penas sin descansar, el sábado por la mañana miembros de la Curva se darían cita en Mestalla para dejarlo todo preparado.

Cinco minutos antes de que diese comienzo el partido, Españeta visitaba la grada de la Curva Nord, donde sería galardonado con una placa en honor a su trabajo por el club. El tifo se desplegó, las cartulinas naranjas se alzaron, y las lágrimas de emoción de un hombre que sí siente los colores cayeron. Cánticos para Españeta, que nos acompañó durante la primera parte sin dejar de emocionarse, celebrando los goles a nuestro lado. Todo un honor.